Durarara, Libro 1, Capitulo 2: El jinete sin cabeza-Perspectivas externas Pt.2

 

Ambos entraron en un estrecho pasaje subterráneo  y se dirigieron hacia las escaleras mecánicas.

Mikado miro a su alrededor y vio una hilera de carteles pegados en la pared. Los carteles eran publicidad de todo tipo de cosas, desde tiendas de joyas, películas e incluso habían carteles de chicas de algunos mangas.

Cuando llegaron a la superficie a través de la escalera mecánica, que incluso estaba llena de gente como el lugar,  estas personas eran diferentes.

El lugar estaba tan lleno como el anterior, y algunas personas con chamarras estaban repartiendo un montón de volantes en papel de seda.  Unos les daban a mujeres y otros al primero que estuviera a la vista. Los que iban destinados para los hombres solamente les daban a ciertas clases especificas (alguien como Mikado no conseguiría uno).

Había todo tipo de personas en la calle, la clase trabajadora, jóvenes que trabajaban a tiempo parcial, chicas de instituto y sobre todo extranjeros, personas de todas las formas y colores estaban reunidas.

Aun así la gente no se mezclaba por completo, para Mikado fue una experiencia completamente nueva.  Incluso tras haber visitado el distrito comercial más grande de su ciudad natal nunca había visto tanta gente. El mundo que solo había visto a través del Internet y el Manga se había materializado ante sus ojos.

Cuando Mikado le dijo a Kida que todo eso parecía irreal Kida solo se rió y dijo, “¿Es eso? Entonces a la próxima te llevare a Shinjuku o Shibuya. Harajuku tampoco suena mal. ¡Es momento de recibir un choque cultural! ¿Qué hay de Akihabara? Pero si quieres ver multitudes más reales te llevare a una carrera de caballos”.

“No quiero ir a lugares como ese”.

Así como Mikado estaba rechazando las sugerencias de Kida iban avanzando rápidamente en el camino. Coches comprimidos a través de la carretera de varios carriles estaban en una corriente sin fin y hasta hubo una autopista que se alzaba encima del camino.

“Esa carretera es la autopista de la capital. Ah, claro, el lugar que acabamos de pasar se llama la calle de 60 pisos. También pasamos la calle Sunshine, recuerda el cine Sunshine se encuentra en la calle de los 60 pisos, no los confundas. Ya que estamos de paso trataré de mostrarte todo…”.

“Está bien, mejor si lo hacemos otro momento”.

Aunque esa fue la respuesta de Mikado se había dado cuenta que solamente había prestado atención a la cantidad de gente que le rodeaba y no lo primordial, aprender sobre la ciudad. Si seguía así sería un verdadero desafío para el llegar de la estación a Sunshine City por si mismo.

Cuando los dos muchachos esperaban a que el semáforo cambiase a verde, Masaomi miró hacia atrás y murmuró para sí: “Gracias a Dios no nos hemos topado con Shizuo o Simon… Yumasaki-san y Karisawa-san están probablemente en el centro de juegos”.

“¿Quiénes son ellos?”

Era muy obvio que Masaomi hablaba consigo mismo, pero al escuchas esos nombres Mikado no podía dejar de averiguar.

“¡Ah! ¡Nada! Yumasaki-san y Karisawa-san son mis amigos. Simon y Shizuo son… uh… el tipo de personas con las cuales no debes involucrarte, el tipo de personas que te hablé. La mayoría de la gente por lo general no se entrometería con Heiwajima Shizuo, pero si lo hacen, lo mejor que pueden esperas es parar en la sala de emergencias”.

Por lo que Masaomi dijo Mikado tuvo la sensación de que no le gustaría encontrarse a ese tal “Shizuo”. Al ver que Masaomi no tenía intención de seguir hablando del asunto Mikado decidió no entrometerse más, pero aún le faltaba algo que saber.

“Acerca de la gente que no debería provocar… todo esto suena como salido de algún manga. ¿Quién más hay?”.

A medida que el niño adolescente con cara de inocente hacia esta pregunta Masaomi miro hacia el cielo, se sumió en sus pensamientos y finalmente exclamo: “¡El primero sería yo!”.

“… Raíz cuadrada de tres puntos”.

“¿Raíz cuadrada? ¿Qué pasa con la raíz cuadrada? ¡Por lo menos responde con algo más fácil de entender, como menos 20 o algo así! Espera… ¿Me estás diciendo que incluso los estudiantes de primaria que no entienden las raíces cuadradas no entenderían mis bromas? ¿Cómo te atreves? ¡Casi no he terminado de hablas y ya me has pateado! ¿Desde cuándo tu capacidad de comprensión ha llegado a ser tan malo? ¿Es el sistema de educación liberal? Eso es lo que causo esto ¿no?”

“Un sistema de educación puede tener defectos”.

Era como en los viejos tiempos y Mikado simplemente estuvo de acuerdo con la cojera de Masaomi. Tal vez fue porque se había dado cuenta que Masaomi estaba siendo demasiado débil, aunque había comenzado a responder a la pregunta de Mikado correctamente.

“Hm… en realidad hay pocas personas peligrosas. No hay nada más que decir de los brabucones, pero el tipo de personas que debes evitar son los dos que te he mencionado. Ah, hay otra persona también, Orihara Izaya. Ese tipo es muy peligroso es por eso que no siempre se involucran con él.  Él está en el área de Shinjuku así que tal vez no te toparas con el después de todo”.

“Orihara Izaya… es un nombre raro”.

“Mira quien lo dice”, Masaomi se rió entre dientes. Mikado no tenía manera de refutar.

Tenía como apellido Ryuugamine y su nombre, Mikado, eran considerados bastantes ostentosos. Aunque se dijo que sus antepasados distinguieron en su época los padres de Mikado eran comunes y eran de la clase trabajadora. No estaba claro cuanta herencia habían dejado, pero si les quedaba algo no habrían sido tan infelices por la decisión de Mikado para estudiar en una escuela privada.

Tal vez sus padres eligieron el nombre de Mikado con la esperanza de que él pudiera llegar a hacer grandes cosas, aunque había sido una fuente de vergüenza en la escuela primaria y sus compañeros siempre se habían burlado de su nombre, todos al final se acostumbraron a ello y ahora nadie se burlaba de él.

Ahora todo era diferente. Ya no estaba en la escuela de su ciudad natal, no había nadie de su clase con el cual se conociera bien. Ahora estaba en este lugar desconocido reunido con desconocidos. ¿Cómo iba a demostrar que era digno de un nombre como ese?

Ah, es imposible…

Tal vez fue por lo que había dicho hace un momento que Mikado tuviera esas dudas de sí mismo, así que Masaomi decidió tranquilizarlo. “Como he dicho… no es demasiado importante. Es un poco llamativo, pero es un buen nombre. Mikado sólo tiene que funcionar, y no hay que dejar que alguien piense que no eres digno de tu nombre, así nadie tendrá que decir algo al respecto”.

“…Ah, gracias”.

No bien había terminado de darle las gracias y los semáforos en verde brillaban.

“Ahora que recuerdo, hay otro grupo que debes evitar… un grupo llamado Dollars. Cuanto menos te veas involucrado, mejor”.

“¿Dollars?”

“Sí, como “derers” de Wanderers”.

“¿Qué se supone que significa eso? ¿Qué tipo de personas son?”.

Mikado había sido relativamente pasivo con los demás temas que habían tenido, pero esta vez, quería todos los detalles.

“Eso eh~ Bueno, no estoy muy seguro, pero he oído que tienen un montón de gente y no son realmente normales. Corre el rumor de que se les considera una banda de color, pero nadie sabe de qué color son. Como he dicho, es difícil para las bandas de color que se congregan, por lo que puede que inconscientemente se disolvió debido a la falta de orden”.

“Ah…”

Mikado estaba satisfecho. Sin embargo la conversación se estaba convirtiendo incomoda entre ellos por alguna razón.

Cruzaron la calle en silencio y se dirigieron hacia el gran edificio de la calle opuesta. El gran edificio parecía muy elegante y había varios coches deportivos de muestra en ella, complementaban la apariencia del edificio muy bien.

Mikado miro el edificio y los coches por un rato, en eso escucho un ruido extraño.

Al inicio pensó que ese sonido era el aullar de algún tipo de animal. Pero, al escuchar con atención noto que el sonido venia de la carretera, desde una de sus calles. Presto atención al sonido por segunda vez, era el sonido de un motor. A pesar de que realmente sonaba como la llamada de algún animal, pero si venia de la carretera de seguro tenía que ser un coche o una furgoneta.

Traducción español: Lala-chan
Traducción ingles: differentclouds
Autor original: Ryohgo Narita
Ilustraciones: Suzuhito Yasuda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s